Ana Brocal

oasis

To top

INVITACIONES DE BODA. CESAR & JAVI

To top

INTERPRETACION DEL CUENTO: EL PUEBLO QUE NO QUERÍA SER GRIS

To top

A CONTRACORRIENTE

El domingo bailaré del revés. A otra cosa mariposa. Hoy cogeré mi papel. Papel que será el de bailar, bailar del revés. 
Cuando todos duerman, yo me levantaré. Cuando todos coman yo iré a ducharme. Cuando sea el ocaso de todos, será mi madrugada. Cuando todos vean la tele, yo pondré la radio. Cuando todos lean, yo escribiré y cuando todos mueran acabará la canción y me tocará bailar. 

J. Nicolau Noviembre 2010 

lapiedradelzapato.tumblr.com

To top

A MI HERMANA EVA

To top

VENTANA

To top

JESSI EN SU TALLER

To top

TAREAS DE LIMPIEZA

To top

PRINCIPIOS PODRIDOS

To top

ROMPEOLAS

La mierda lo volvió a dejar todo perdido. Los azulejos del baño parecían una jaula de gorilas enfurecidos que a base de excrementos habían redecorado su celda. Suelo, vidé, espejo, lavabo. Nada se escapó de la lluvia marrón. 

- ¡Aaaah!¡Aaaaah! - gimió fuertemente María, agarrando con una mano un trozo de sus deshechos y restregándoselo en el pelo. Ya había perdido casi el habla y solamente reunía palabras para insultar a su marido, Manuel, que justo en ese instante irrumpió en el baño. 

Manuel la miró con esos ojos enjutos y acristalados, acostumbrado ya a los desvaneos de su mujer. Fue hacia ella y le agarró fuertemente del brazo. Le hizo soltar lo que llevaba en la mano y la abrazó. La levantó como pudo entre su peso (el de ella) y su cojera (la de él). La metió en la ducha vestida. Consiguió agarrarla de una mano y con la otra le lanzaba el chorro potente del agua. María, empapada, gritaba e intentaba zafarse como podía. Ya un poco más calmada le quitó la ropa empapada y la tiró al suelo y suavemente, con la esponja, le iba frotando por su gastado cuerpo. Las piernas, delgadas como palillos y repletas de varices como montañas fúnebres se llenaban poco a poco de jabón. La entrepierna, marchita y ajada. Su barriga flácida. Sus pechos caidos, medio muertos como dos globos a los que se les ha consumido el aire interior. Sus hombros a la vuelta de todo el peso de la vida. Su cuello, lleno de alambres de cartílagos deseando explotar. Y su cara, sin rostro, sin sentido. Mirada perdida, mojada, con los labios morados del agua fría. Le tiritaba la barbilla y Manuel le acarició el pelo, blanco y largo, chorreando delirios. La secó suavemente, ella se dejaba hacer cual marioneta sin cuerdas y después la llevó a la cama. Entre toses y cojeras le ahuecó la almohada y le trajo la cena, triturada, hecha papilla. María apenas recordaba masticar. Manuel, entre cucharada y cucharada le susurraba: 

- ¿Te acuerdas cuando nos besamos por primera vez? Estábamos en aquel rompeolas, una clara noche de verano. Era 1956. Tú llevabas aquel vestido corto que dejaba a la vista tus tobillos sonrosados. Tenías el pelo largo y rojo y en el cuello sonaban las conchas de ese collar que te regalé. Manuel sabía que María no se acordaba de nada a causa de su enfermedad, es más, ni siquiera sabía quién era ese hombre que le hablaba pero Manuel persistía en contarle aquellas historias pasadas y vividas juntos. Algo, por insignificante que fuese el detalle podría despertar su memoria. 

- Venga cielo, una última cucharada – le decía mientras intentaba atinar con la cuchara en la boca de María, cerrada ya. 

Ella meneaba la cabeza de una lado a otro. Restos de papilla en el mentón, la mejilla y hasta en la oreja. Manuel con la mano que le quedaba libre sujetó la cara de María aprisionando los dedos entre sus mejillas para que abriese la boca. 

- Vamos María, sólo una más – le dijo mientras le metió la cuchara de lleno. Venga traga, poquito a poco. Traga mi amor. Apenas acabó de decir la frase cuando un géiser de papilla salió despedido de la boca de María. Lo escupió todo, pringándose a ella y por supuesto a Manuel entero. 

- ¡Púdrete cabrón! - gritó María, con restos de papilla aún en la boca. 

- ¡Joder! ¡Mierda! - se desesperaba Manuel mientras se limpiaba como podía con una sucia y arrugada servilleta. Respiró hondo y quitó la bandeja de los restos de comida. Ató a María fuertemente como cada noche ya que muchas veces daba golpes en la cama o se caía y se hacía cardenales enormes en las rodillas a causa del suelo de terrazo frío. Aparte, también le pinchó un sedante para que ambos pudiesen dormir. Él se acostó en la cama contigua y apagó la luz mirándola, observando que ella ya con los ojos cerrados no era muy diferente de cuando los tenía abiertos. Se durmió pensando en aquel rompeolas, en su cintura, en su sonrisa, en cómo habían llegado hasta hoy, en qué pasaría si él se muriese mañana, qué sería de ella. No tenían a nadie más y el no dejaría que aquello sucediese, de ninguna manera. 

A la mañana siguiente se levantó temprano. Limpió la casa y cojeando e intentando que su bronquitis no la despertase, echó un último vistazo. Todas las puertas y ventanas bien cerradas, el gas quitado y persianas bajadas. María aún dormía pero él la vistió despacio con aquel vestido corto. Ahora sus tobillos no eran rosas, pero tenían el color de la vida entera, del hambre de los recuerdos que ella no retenía. La montó en la silla de ruedas y la llevó al rompeolas. 

Una fina línea amarilla a lo lejos, en el horizonte, del sol que empezaba a salir, fue lo primero que vió María al abrir los ojos allí sentada en la silla de ruedas junto a Manuel. Quizá fuese su primer recuerdo de toda la vida. Manuel le apartó el pelo y le colocó aquel collar de conchas marinas. Las olas rompían con fuerza sobre las rocas y salpicaban sus cuerpos encorvados. Una gota recorrió la mejilla de María y Manuel quiso pensar que no era del mar sino una lágrima de eternidad. Aupó su coja pierna en un saliente de la silla y con la otra tomó impulso y los dos se arrojaron al vacío duro de las rocas, al mar del olvido en el que ambos se recordarían. 

J. Nicolau Febrero 2011 

elpplu.blogspot.com

To top

LOS CUENTOS NO SIEMPRE TUVIERON UN FINAL FELIZ

To top

LA NIÑA

To top

FRANKENSTEIN O EL MODERNO PROMETEO

To top

SIN TÍTULO 1

To top

DON SATURNINO Y LINCE

To top

EL PRÍNCIPE QUE NO TENIA CORAZÓN

To top

LA GOTA DE LLUVIA

La gota de lluvia no está ahí por su voluntad. 
A la gota de lluvia la obligan a caer y ella sólo quiere que la dejen en paz. 
En su viaje, conoce muchas otras gotas de lluvia. 
Iguales que ella, cayendo en misma dirección. 
Pero a pesar de eso, la gota de lluvia se siente sola, incomprendida rodeada de otras gotas. 
A veces ni ella misma se comprende. 
Trata de huir de su caida dejándose llevar por el viento, volando un poco. 
Pero siempre vuelve a su caida, su dirección, su realidad impuesta. 
A la gota de lluvia no le gusta este mundo de hormigón y tratos de sobremesa. 
Pero para la gota de lluvia su única salida será, con un poco de suerte, acabar en una alcantarilla y fundirse con el agua. 
O quizá acabar estampada en el cristal de un viejo coche. 

J. Nicolau 

elpplu.blogspot.com

To top

SIN TITULO 2

To top

PAJAROS EN LA MENTE

To top

DUENDECILLO DE LOS GATOS

To top

Recortes

To top